20 junio, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Wilfrido y el PRI, responsables de la anulación de la elección en Morelia

Cada vez que leo a Wilfrido Lázaro me percato que hace lo imposible para ocultar la culpa que tienen sobre la anulación de la elección, y mi valoración que les comparto la hago como abogado y por conocer perfectamente el proceso ordinario de Morelia.

El 16 de noviembre del 2011 se celebró la sesión de cómputo en los consejos distritales y municipales del IEM; recuerdo perfectamente que el PRI en el Consejo Municipal de Morelia cambió a su representante suplente y designaron a Marco Antonio Aguilar Cortés; desde el inicio de la sesión el que escribe y el representante del PAN, Juan José Tena, nos percatamos de la ignorancia en la materia por parte del suplente priista.

A partir de ese momento, iniciando la sesión, se logró el acuerdo unánime del Consejo para ir por el voto por voto, primer fracaso de Aguilar: lo habían mandado a evitarlo. Posteriormente, el PAN decide retractarse del voto por voto y decide revisar las casillas con inconsistencias, esperando dar la vuelta, sin embargo, no sucede y al final vuelve a solicitar el voto por voto, gracias a eso la sesión duró tantos días.

Sobre la impugnación, hay que decirlo, el derecho de hacerlo estaba vigente para cualquier partido y el PAN lo hizo valer. Los motivos los conocemos, el crimen organizado, los minutos en el cierre de campaña y el logo en los calzones del boxeador Márquez

Sobre el crimen organizado, era complicado acreditarlo jurídicamente y, claro, la Sala Regional de Toluca del Tribunal Electoral Federal desechó esa pretensión; ahora bien, por las otras dos, estas se acreditaron y fueron suficientes para la anulación.

Ahora veamos qué pasó: a diferencia del juicio de la elección de gobernador, la defensa de Wilfrido nunca se desmarcó del uso del logo, ni señalaron que también los otros candidatos disfrutaron de tiempo en CB Televisión y que sus cierres de campaña igual se transmitieron y que, por ende, el proceso electoral era equitativo.

En pocas palabras, la defensa de Fausto Vallejo se realizó de mejor manera, mientras que la de Wilfrido fue deficiente, y hago hincapié: los motivos eran los mismos, y por supuesto que la Sala de Toluca resolvió con los medios de convicción que los abogados de los partidos le hicieron llegar. Además el PRI y Wilfrido tenían el derecho de impugnar la resolución de la Sala Regional de Toluca ante la Sala Superior, pero no lo hicieron. Otro error.

A mi juicio, en gran medida el responsable de la anulación de la elección es el propio Wilfrido, el PRI y sus abogados. El error de Marko Cortés fue salir a celebrar la anulación como un triunfo. Finalmente, estamos en un proceso extraordinario en el que se va a jugar a navaja limpia y que es improbable que se vuelva anular la elección, y eso lo sabe bien Marko Cortés, por eso su postura de actuar al margen de la ley.

*Analista