25 febrero, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Octavio Aburto Inclán, el gober precioso de Tacámbaro…

¿Dónde quedó el discurso belicoso de Octavio Aburto Inclán en contra de Antorcha Campesina y sus intentos de exhibirla como una agrupación priista, pagada por grupos del tricolor que quedaron dolidos por perder la presidencia de Tacámbaro?

Repentinamente, el edil Octavio Aburto Inclán fue sometido a lo que se llama “manita de puerco” y que suelta el cuerpecito, firmando un convenio con Antorcha Campesina que contempla, incluso, puntos que no se contemplaban cuando aceptó, en el ayuntamiento, invertir en la casa de salud y aportar apoyos económicos a la plantilla magisterial de esa agrupación. Asesorado por grandes consejeros que tiene a su alrededor, el presidente Octavio Aburto Inclán quiso medir fuerzas con Antorcha Campesina y el tiro le salió por la culata. Utilizando sin ninguna prudencia algunos medios de comunicación controlados y la radiodifusora pirata que tiene en su poder el locuaz locutor Naty Arriaga Saldívar, el alcalde Octavio Aburto Inclán se dedicó a tirar pura calabaza, intentando someter a los aguerridos antorchos de Marcos Pérez García… y no lo logró. Con la actitud que ha utilizado desde el principio de su gestión, tratando de intimidar, aplastar con su hermosa voz de locutor, argumentos de abogado patito de una Universidad que ni existe en el mapa de la Secretaría de Educación Pública y con desplantes de periodista de la escuela Carlos Septién, el agradable de Octavio Aburto Inclán ha dado materia prima para las columnas de este medio independiente, aportando tonterías a raudales y, comprobando, con el tiempo, que hemos dicho la verdad cuando lo criticamos por sus poses de gobernante patito.

Octavio Aburto Inclán paga convenios a los medios de comunicación y, como lo hemos reiterado, se siente dueño de su línea editorial. Se encabrona cuando lo critican y quita convenios, como si con esa actitud pudiera domesticar a todos. Tremendamente equivocado. No todos, y me incluyo, pueden ser comprados por un político de segunda como Octavio Aburto Inclán y sus poses de alcalde prepotente, mentiroso y vengativo.

Sus propios funcionarios ya no lo aguantan, pero, al saber que los puede correr por criticarlo, se callan y esperan que un milagro del cielo haga cambiar al chilango de Octavio Aburto Inclán, quien debió de cambiar su actitud con Antorcha Campesina para destrabar el conflicto o sería, indudablemente, su Waterloo político. Mientras su compañera alcaldesa ariense Irma Moreno Martínez lleva una relación de trabajo con Antorcha Campesina, Octavio se ha dedicado a bronquearse con esa agrupación y con diversos sectores, restándole, desde ahora, puntos para la contienda local que se avecina en el 2015 y donde el presidente de Tacámbaro va a querer ser candidato a la diputación por el 19 distrito.

Hay, ya, un convenio con Antorcha Campesina, pero se avecinan otras tormentas en el turbulento mandato que pésimamente administra el gober precioso Octavio Aburto Inclán…