4 marzo, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Fobia

Una fobia se define como el temor que una persona tiene a un determinado objeto, acto o situación que en realidad no ofrece peligro alguno. Se presentan principalmente en personas aprehensivas que sufren una elevada angustia. Aparece con mayor frecuencia en mujeres con una proporción de dos a uno.

El individuo fóbico considera como inexplicables sus miedos, experimenta una elevada ansiedad, trata de dar una explicación racional a sus temores, se da cuenta de lo inapropiado de sus sentimientos, pero solo puede realizar maniobras evitativas en sus intentos de alejarse del objeto, persona o situación temida. En los niños, la edad más común en que se presentan las fobias es entre los 2 y 5 años; pueden desaparecer sin ninguna otra manifestación patológica o conservar su carácter esencial y continuar en la vida adulta con un marco de ansiedad histérica o neurosis obsesiva. El niño que desarrolla una fobia percibe los temores de los padres y los incorpora, identificándose con ellos.

 

Las personas fóbicas reportan que en su infancia sus padres fomentaban el miedo a salir a la calle solos o a practicar juegos donde se podían lastimar.

La persona fóbica presenta un conflicto interno y una elevada ansiedad que trata de reprimir, pero sin tener éxito, por lo que tiene que recurrir al mecanismo del desplazamiento; esto es, que la situación de peligro que es interna es puesta en un objeto del exterior que representa simbólicamente el conflicto interno. El sujeto se enfrenta ahora a una nueva tarea que consiste en tratar de evitar a toda costa la situación, la persona o el objeto en el cual depositó el conflicto. Las motivaciones profundas de la angustia en el individuo fóbico se centran alrededor de un conflicto sexual o agresivo reprimido y alrededor de fuertes motivaciones inconscientes de dependencia que giran predominantemente en torno a la madre.

El individuo que sufre de fobias a menudo proviene de una familia en la cual la madre tiene miedos de su propia agresión, padece también de fobias y es incapaz de generar normas aceptables que los hijos puedan seguir, generalmente la madre corrige a través de regaños que no están relacionados con el evento sucedido o acontecido. Los rasgos de carácter fóbico limitan la vida de una persona, dado que trata de evitar las situaciones de peligro y evita enfrentarse a nuevas experiencias. Se preocupan exageradamente por su seguridad y vive en el constante temor de que les pase algo, fantasean cómo podrían resolver alguna situación peligrosa o en qué forma pueden ser víctimas de algún atraco.

Para evitar las fobias en los niños es fundamental crear un ambiente familiar donde se sienta querido, aceptado, que cuente con un apoyo que no obstaculice el crecimiento emocional y fortalezca una buena autoestima. En el caso de los adultos se brinda tratamiento basado en psicoterapia y medicamentos o ambos.

La psicoterapia puede involucrar a ver los eventos de forma diferente, exposición al objeto o situación amenazadora y técnicas para reducir la ansiedad y aumentar el relajamiento.

*MEDICO PSICOTERAPEUTA

CED. PROF. 1365575

(Presidente de la Sociedad Médica de Tacámbaro)