25 julio, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Tintorería México

Las acusaciones de lavado de dinero y de la intervención del crimen organizado en la vida política y en las instituciones mexicanas son cada vez mayores, aunque es complicado acreditarlo legalmente, son hechos que son notorios, sin embargo, el temor a denunciar lleva consigo aparejado el silencio, lo cual es la garantía de impunidad para los políticos, funcionarios y banqueros.

El Subcomité de Investigaciones del Comité de Seguridad Interior y Supervisión del Senado de los Estados Unidos de Norteamérica recientemente presentó un reporte en el que informa que el banco HSBC en México tiene un importante número de clientes que se les relaciona con el tráfico de drogas, así como una cantidad significativa de cuentas que no son del todo claras y que generan sospecha.

Según el Senado norteamericano, el banco HSBC fue utilizado para blanquear 7 mil millones de dólares y para luego transferirlos a su similar en Estados Unidos, ante esa denuncia, los funcionarios del banco que tiene su matriz en Inglaterra, aceptaron que su institución ha sido utilizada para dicha actividad ilícita, peor aún, se ha venido informando en los medios de comunicación que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores tenía indicios de lo denunciado y poco hizo para evitarlo.

El día de ayer 18 de julio, el candidato a la Presidencia de México por los partidos de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, denunció que su adversario Enrique Peña Nieto, candidato del PRI, financió parte de su campaña política con recursos de procedencia ilícita, señalando que “se benefició de dinero ilícito, lo que se llama comúnmente lavado de dinero”, en referencia a las tarjetas de la financiera MONEX, de las cuales se conoce entre el proletariado que éstas fueron utilizadas por el PRI para pagar su estructura electoral, pero se ignora de dónde salió el dinero.

Durante la contienda electoral también se denunciaron otros casos de lavado de dinero en los que se encuentran los ex gobernadores priistas de Tamaulipas, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, denuncias que fueron al igual que el caso HSBC realizadas por las autoridades norteamericanas, lo que muestra que las autoridades mexicanas son ineficientes y el trabajo local se está haciendo en el extranjero.

Ninguna institución puede ser omisa o ignorar lo que sucede en el país, nuestras autoridades, son dadas a hacerse de la vista gorda en ese tipo de denuncias y se escudan en tecnicismos jurídicos para evadir la investigación, el ejercicio de la acción penal y la sanción correspondiente, eso origina complicidad e impunidad, lo que ha permitido que México se haya convertido en una gran tintorería local e internacional, donde además de lavado hay servicio de planchado.

*Analista