25 julio, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Rafael Paz Vega ignora el asunto de las marcas colectivas, afirma Abel Castillo

Rafael Paz Vega, director general de la Casa de las Artesanías (Casart), al proponer la creación de un comité regulador que garantice la aplicación de las reglas de uso en la elaboración de productos artesanales, “muestra un total desconocimiento en este tema ya que el Instituto de Capacitación para el Trabajo en el Estado de Michoacán (ICATMI) ya realiza esta labor”, afirmó el presidente del Consejo Michoacano de Marcas Colectivas, Abel Castillo.

Puntualizó en entrevista que el ICATMI desde el año 2010 implementó un modelo para certificar oficialmente los haberes y saberes artesanales, proyecto que ha continuado la presente administración estatal, “ya que el mismo constituye una herramienta para mejorar el trabajo de los artesanos michoacanos y, por ende, sus ingresos familiares”.

El citado instituto, explicó, tiene un área de trabajo que conjuntamente con maestros artesanos calificados diseña los cursos en base a las reglas de uso de cada producto artesanal. Los artesanos que toman estos cursos y/o aprueban el examen correspondiente se les extienden un certificado con validez oficial, añadió.

“Yo creo que al director de Casart le falta información sobre el programa que se implementa en la materia en el ICATMI, por lo que es necesario que las dependencias del gobierno del estado que están involucradas con el sector artesanal se coordinen mejor”, refirió Abel Castillo durante una visita de trabajo a este municipio.

Informó que más de mil 300 artesanos adheridos a una de las 40 marcas colectivas que se tienen registradas en Michoacán han sido certificados por el mencionado instituto.

Sobre el proyecto de Marcas Colectivas, mencionó que la actual administración estatal que encabeza Fausto Vallejo Figueroa “ha mostrado disposición y voluntad” para continuar con el mismo. De hecho, anunció, ya se avanza conjuntamente con la Secretaría de Desarrollo Económico (SEDECO) en los trámites correspondientes para concretar las marcas colectivas de los artesanos que trabajan el mármol en el municipio de San Lucas y la cantera en Tlalpujahua.

“Poseer una marca colectiva para los artesanos sin duda ayuda a proteger a éstos de la competencia desleal de artículos de imitación provenientes de otros países”, afirmó el dirigente artesanal.

En tiempos en que la crisis económica “es difícil”, donde los productores artesanales han visto mermados considerablemente sus ingresos a causa de la falta de mercados y de esquemas de comercialización adecuados, “es importante una labor de promoción artesanal acorde con las necesidades del sector”, puntualizó.

Por ello, urgió a las instancias gubernamentales a trabajar de manera coordinada y a que diseñen y ejecuten programas que efectivamente tengan un impacto positivo para el artesanado michoacano.