21 junio, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Ley Federal de Competencia Económica, creadora de nuevos monopolios

El artículo 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece los lineamientos elementales para la regulación de la materia de competencia económica, monopolios y libre concurrencia, la ley reglamentaria de dicha disposición constitucional es la Ley Federal de Competencia Económica, cuyo objeto es proteger el proceso de competencia y libre concurrencia, mediante la prevención y eliminación de monopolios, prácticas monopólicas y demás restricciones al funcionamiento eficiente de los mercados de bienes y servicios.

El espíritu del legislador, y el argumento recurrente que sostienen los grupos empresariales respecto a esta norma federal, es la procuración de precios bajos para generar ingresos altos y prevalece el discurso de protección al consumidor, lo cual en una primera impresión se podría compartir; sin embargo, en la praxis resulta contrario, y un ejemplo de ello son los supermercados y los minisúper que se están instalando en el país. Como se ha visto en los últimos dos años, la instalación y apertura de grandes supermercados ha sido una constante, principalmente de la cadena comercial conocida como Wal-Mart, asimismo se han vendido instalando tiendas de las denominadas OXXO que también son una cadena comercial, y ahora la novedad son las mini bodegas Aurrera que se instalan en el centro de las colonias populares.

Estas cadenas de centros comerciales, en todas sus modalidades, empiezan a generar consecuencias negativas en los comercios de las colonias populares como lo son las tiendas (de la esquina) de abarrotes, farmacias, papelerías, boneterías y en general ese tipo de empresas familiares, esto tiene una simple razón, esos pequeños negocios no pueden competir contra las cadenas nacionales, por mencionar algunos de los motivos nos encontramos con la falta de créditos bancarios, créditos de los proveedores, compra al mayoreo, entre otros. La consecuencia de la instalación de centros comerciales en el centro de las colonias populares lo que ha ocasionado es que las tiendas de conveniencia vengan cerrando, lo cual está dando pie a la creación de un nuevo monopolio abastecedor de la canasta básica y productos de primera necesidad.

En el Distrito Federal, el gobierno capitalino ha venido impulsando una serie de modificaciones a las disposiciones legales de urbanismo (Norma 29, Mejoramiento de las condiciones de equidad y competitividad para el abasto público, publicada en la Gaceta Oficial del D.F. el 20 de mayo de 2011), con la firme intención de poder generar condiciones para que, ante la embestida de las grandes cadenas comerciales, las tiendas de la esquina tengan oportunidad de sobrevivir y seguir manteniendo los empleos que se generan como empresas familiares; esto se pretende lograr restringiendo la instalación de ese tipo de súper o minisúper en las zonas urbanas destinadas exclusivamente a zona habitacional, la lógica es que se instalen esos centros comerciales en áreas secundarias mixtas o sobre vialidades principales.

Sobre esta decisión del gobierno del Distrito Federal se han visto llegar sendas criticas, principalmente de los sectores empresariales, ya que a juicio de ellos esa política atenta contra el principio constitucional de libre competencia y concurrencia; sin embargo, la realidad es que los empresarios de las colonias populares son quienes sufren las consecuencias por la apertura de un súper o minisúper.

Sin duda alguna, es de suma relevancia que los legisladores federales trabajen en la revisión de la Ley Federal de Competencia Económica y regulen este tipo de problemas que lo único que ocasionan es la aparición de nuevos monopolios protegidos por la propia legislación, pero, además, es de suma urgencia que las entidades federativas y los municipios empiecen a regular dentro de sus facultades constitucionales sobre la instalación de los súper o minisúper, esto siempre con un fin de protección a las empresas familiares.

* Analista financiero