17 junio, 2024
ROTATIVO DIGITAL

La Disputa por el Poder en el Panismo Michoacano…

 

El próximo 22 de septiembre, 107 consejeros estatales decidirán el futuro del Partido Acción Nacional en el Estado.

Hubo muchos suspirantes, pero lo jugoso del botín político y sobre todo económico que genera perdurar tres años más viviendo tranquilamente con un salario decoroso, después de haber perdido el poder ejecutivo federal, hizo que los grupos al interior formaran dos bloques, por lo que son igual número de candidatos los que contenderán, buscando tener el control de un partido que en las recientes elecciones (locales y federal) han sido vapuleados por las otras fuerzas políticas y que el día de hoy los mantiene en un tercer lugar, con escasa presencia legislativa y alcaldías.

Estos aspirantes son: José Antonio Plaza Urbina, originario de Morelia, ex diputado local plurinominal y ex delegado de la SEDESOL en Michoacán, identificado plenamente con Juan Luis Calderón Hinojosa, hermano del aún presidente de la República, haciendo que declinara públicamente en su favor el candidato de la otra hermana Luisa María de Guadalupe Calderón Hinojosa, la célebre Cocoa, Everardo Rojas, y dejando en el camino a Daniel Chávez García, quien renunció como delegado del INFONAVIT, creyendo en una quimera, que lo dejó tres meses y medio sin devengar el generoso salario que desde antes de terminar su gestión como diputado federal obtenía.

El otro es: Miguel Ángel Chávez Zavala, originario de Taretan, ex titular de la Unidad de Operación Regional de la Secretaría de la Función Pública, identificado plenamente con el senador plurinominal Salvador Vega Casillas a) el Gallo, grupo que hizo alianza con el del ex senador Marko Antonio Cortés Mendoza, haciendo que su candidato Carlos Alberto Quintana Martínez, declinara públicamente a favor del citado, al estilo del otro bloque.

Estos dos (ya registrados) son los que tendrán en sus manos el destino de un partido que está moribundo, porque de ser primera fuerza hoy se encuentra en la tercera y con pocas expectativas de recuperar terreno; el que perdieron pese a 12 años de tener todo a su favor, pero por colocar a improvisados, impreparados, deshonestos, carentes de sensibilidad para con la sociedad, engreídos, timoratos y simuladores en el CDE y en las delegaciones federales, no lograron obtener buenos resultados en las elecciones (3 locales y 4 federales) vividas, por lo que cualquiera de los dos tienen un fuerte trabajo por delante.

Levantar un partido que conforme pasan las elecciones se queda sin miembros activos, adherentes y simpatizantes de peso, por las imposiciones, los abusos contra su dignidad, el abandono, la falta de apoyos (los destinaban para ellos mismos, simulando grupos fantasmas, etc.), la utilización solo cuando los necesitan y otras causas.

Los diarios locales y de circulación estatal le dan amplias posibilidades a Miguel Ángel Chávez Zavala, porque representa el grupo liberal, reaccionario (le llaman algunos), y es momento de una renovación completa, donde dejen de practicarse los vicios que recientemente hemos visto. Contrario a lo que representa José Antonio Plaza Urbina, que es más de lo mismo, la continuación de un Comité supeditado a lo que digan los Calderón, y es que conociéndolo no dudo que así sea, pues tiene mucho que agradecerle a su mentor (Juan Luis), en su trayectoria de más de 17 años como panista. Por lo que no representa una reconstrucción como ha manejado en su campaña interna, si cuenta con esos antecedentes.

Es una cruenta lucha por el poder de un Comité Directivo Estatal, pero que tiene como finalidad, el control del estado y con ello de las candidaturas para la gubernatura, las 40 diputaciones locales (mayoría y plurinominales), las 113 alcaldías y 12 diputaciones federales, pensando en la elección del 2015.

Lo que desatará aún más el encono entre los grupos al interior, porque ninguno está dispuesto a seguir sometido o dejarse someter por el contrario, pero independientemente del resultado, no es algo que deba preocupar a las demás fuerzas políticas partidistas, porque van a necesitar no un periodo directivo para recuperarse de las derrotas sufridas, sino muchos para poder ver resultados favorables, siempre y cuando estén haciendo bien las cosas, no repitiendo los vicios del pasado. Que los tiene en la antesala del precipicio o el resurgimiento de los pilares que dieron origen a un partido llamado humanista.

*Analista político