21 junio, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Ayuntamiento de Turicato celebra posicionamiento del Episcopado Mexicano sobre La Nueva Jerusalén

El ayuntamiento de Turicato felicita y celebra el posicionamiento de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) sobre la problemática de la Nueva Jerusalén y se suma a su requerimiento de la aplicación del estado de derecho que, de igual manera, estamos convencidos que es lo único que procede para evitar un desenlace que todos pudiéramos lamentar, por lo crispado de los acontecimientos que se han recrudecido en los últimos días con la pretensión del inicio del ciclo escolar.

Coincidimos absolutamente que la religión debe propiciar el bien común y la sana convivencia entre ciudadanos, la educación, en efecto, debe ser laica gratuita y obligatoria, así lo establece nuestra Carta Magna y lo refiere el Episcopado Mexicano en su documento, porque también, al igual que ellos, consideramos que son enemigos del progreso aquellos que pretenden mediante una posición maliciosa y calculada seguir truncando las legítimas aspiraciones de cientos de niños que aspiran a un futuro diferente.

 

Manifestamos que es urgente que se ponga orden ante el criminal atropello de las libertades y los derechos elementales de la niñez de esa comunidad, por parte de un grupo que, atrincherado en su religión y con el falso argumento de “usos y costumbres”, esté haciendo de la violación de la ley una norma cotidiana bajo la complacencia de las instituciones de procuración de justicia.

Exigimos que se pacifique la comunidad para que el ayuntamiento pueda atenderla con obras y acciones de infraestructura básica como electrificación o pavimentaciones, es lamentable que el analfabetismo, pobreza y subdesarrollo, condiciones evidentes de los actuales habitantes, se pretenda extender a las generaciones del futuro con el perverso propósito de garantizar subordinación y servilismo.

En efecto, coincidimos que es un momento propicio para que la ley se aplique y acate; queda claro que ya son varios delitos los que se configuran y que es impostergable la aplicación del estado de derecho, como única forma de garantizar la convivencia sana y civilizada entre los habitantes e insertar a esa comunidad al desarrollo.