4 marzo, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Artesanos demandan apoyos en capacitación y comercialización en Pátzcuaro

En el diseño e instrumentación de las políticas públicas dirigidas al sector, los artesanos no quieren ser simplemente “objetos del folclore”, requieren más bien apoyos en materia de capacitación, financiamiento y comercialización que les permita ser sujetos de su propio desarrollo como individuos y como grupos sociales insertados en sus respectivas comunidades, apuntó Abel Castillo, presidente del Consejo Michoacano de Marcas Colectivas.

Dicho consejo celebró una reunión de trabajo en este municipio donde acudieron representantes de la Secretaría de Desarrollo Económico (SEDECO), de la Casa de Artesanías (CASART) del gobierno del estado y del Fondo Nacional para el Fomento de la Artesanías (FONART).

El director de Artesanías del gobierno local, Ignacio Adame, informó que en dicha reunión se acordó reactivar el proyecto de marcas colectivas, el cual había “estado parado” desde que comenzó la actual administración estatal.

Al parecer, agregó el también titular de la marca colectiva Mantas Tradicionales de Pátzcuaro, “por fin los representantes de las dependencias que estuvieron presentes en la reunión se van a poner de acuerdo para reactivar este proyecto”.

Por su parte, Abel Castillo indicó que en la cónclave se analizaron varios planteamientos “como el de impulsar programas permanentes que promuevan la comercialización de sus productos; también que es necesario reformar la ley artesanal del estado e impulsar una ley federal en la materia, en el primer caso es mayoritaria la propuesta de que el sector siga perteneciendo al área de desarrollo económico, ya que los artesanos forman parte de un sector productivo que requiere de apoyos en materia de capacitación, financiamiento y comercialización, y no son un objeto de folklore o de simple observación”.

En este sentido, añadió que los productores artesanales “son entes vivos de desarrollo económico y de empleo, sus centros de trabajo son pequeñas factorías y micro empresas, por lo que el gobierno debe considerarlos como agentes productivos”.

De igual manera, dijo que solicitarán que en la reforma a la ley artesanal se establezca la participación de los productores como miembros del órgano de gobierno de CASART “a fin de que sean los propios artesanos los constructores de los programas y políticas que se apliquen en el futuro para su beneficio”.

Asimismo, pedirán a los diputados que la reforma a dicha ley sea en base a las necesidades y aspiraciones más sentidas de los artesanos, “y no sólo para lucimiento de los propios legisladores, de quienes se espera sensibilidad y responsabilidad a la hora de legislar en la materia”, deslizó.

En materia de financiamiento precisó: “proponemos que se cree por ley un fondo de apoyo que otorgue créditos a tasas preferenciales y a plazos que comprendan meses de gracia, ya que la producción artesanal se realiza con una preparación de meses anteriores a su venta en ferias y exposiciones, por lo que requieren apalancamientos financieros específicos y especiales”.

En este tenor, se quejó de la “falta de atención y sensibilidad de FOMICH o Sí Financia, ya que tiene meses parado el Fondo de Artesanos de esta dependencia, más conocido como FAAR”.