26 septiembre, 2021
ROTATIVO DIGITAL

Tecnología en casa…

Lic. Alfredo Castañeda Flores      Analista

Aparentemente, los teléfonos celulares y dispositivos electrónicos son un gran apoyo en nuestra vida diaria. Nos sirven para aprender, para trabajar, para estar conectados… Pero, si no hay reglas claras, pueden volverse peligrosos.

 

Tener en casa un protocolo de uso responsable permitirá que tanto niños, como jóvenes y adultos, logren encontrar un balance y que la armonía y convivencia familiar no resulten afectadas. Estas son algunas sugerencias para toda la familia:

 

  1. A) La edad recomendada para dar un teléfono celular a un niño es después de los 15 años. Se aconseja que sean modelos básicos y económicos, que les permitan estar en contacto.

 

  1. B) El celular no es un derecho de los jóvenes, lo compran los papás y ellos son los encargados de definir las reglas. Un contrato de uso responsable debe ser requisito para darlo. Y si falta a alguna de las reglas, el aparato se le quitará por el tiempo que los padres decidan.

 

  1. C) Prohibido usarlo a la hora de desayunar, comer o cenar, ese tiempo debe ser de convivencia. Esto aplica para todos los miembros de la familia.

 

  1. D) Nunca deberá usarse para ver videos con contenido para adultos o pornográficos, ni de violencia. De ser sorprendido, se le confiscará.

 

  1. E) Prohibido enviar o tomar fotografías indecentes, así como pasar imágenes inapropiadas de amigos, amigas, novias o incluso desconocidos.

 

  1. F) Debe establecerse un horario para dejar de usar el teléfono o cualquier otro dispositivo, por ejemplo, a las 8 p. m. y deben cargarse fuera de las habitaciones, por el peligro que esto encierra.

 

  1. G) Deberá contestarse el teléfono o los mensajes de whatsapp a la familia siempre. Ese es el principal objetivo del uso del celular, estar conectados.

 

  1. H) Si se golpea o se daña, el costo de la compostura será su responsabilidad. Por lo que deberá ahorrar para pagarlo él mismo.

 

Es importante usar lenguaje apropiado y conducirse con cortesía. La vida en línea no debe ser distinta a lo que es fuera de ella.

 

Si se utiliza el celular para escuchar música, es mejor hacerlo con audífonos, sobre todo en presencia de otras personas, pero no por demasiado tiempo, porque también se dañan los oídos. Nada con exceso, todo con medida.

 

Hay muchísimas cosas valiosas que aprender y consultar en línea: noticias, música, revistas, deportes, libros, imágenes. Ése es el uso más adecuado de los dispositivos electrónicos.

 

Se debe tener cuidado de no perder demasiado tiempo en aparatos, hay una vida fuera de ellos que debe disfrutarse aun más que la vida en línea.

 

Esto y otras prohibiciones más son importantes para que todos tengamos una vida mejor, productiva y sana, porque la tecnología en manos inexpertas, sin reglas necesarias y correctas, atrofia la mente de los niños y jóvenes, además de las débiles de muchos adultos que no la saben utilizar.

 

Es triste observar en la actualidad que muchos padres de familia, de distintas edades, aunque en su mayoría jóvenes, que les entregan a sus bebes que aun no saben caminar o hablar, un teléfono celular para entretenerlos, esto es, para que a ellos no los molesten, eso es malísimo, porque además de que les afecta la vista, les carcome el cerebro que apenas se está formando por la edad, la ciencia habla de la madurez cerebral que se alcanza a los 22 años de edad, de cada individuo, pero si durante su desarrollo se interponen otras cosas que la afecte, no se alcanzará, esta y otras causas, provocan tanta idiotez en nuestros jóvenes. Seamos prudentes en lo que hacemos. No permitamos autómatas sin decisión propia, que nos afectarán a todos.