20 junio, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Sin garantías de que no se susciten más conflictos en La Nueva Jerusalén: Eleazar Aparicio

El conflicto en la Nueva Jerusalén está en aparente calma, sin embargo, no existe nada que garantice que no se vuelan a enfrentar los grupos de La Ermita, reconocieron el diputado Eleazar Aparicio Tercero y el presidente municipal de Turicato, Salvador Barrera Medrano, al coincidir en que se debe garantizar los espacios educativos para que todos los menores puedan acudir sin problema a recibir clases, pero el problema de fondo es religioso, político y otras cuestiones.

El diputado Eleazar Aparicio Tercero señaló en Turicato que se analiza la posibilidad de construir aulas definitivas en la Nueva Jerusalén, con la finalidad de que sean aprovechadas por los habitantes tanto del grupo denominado disidente como los religiosos de aquella localidad. Esto debido a que las aulas móviles quedan lejos para un gran número de alumnos.

Señaló que las unidades construidas provisionalmente por el gobierno del estado son insuficientes para atender la demanda de los estudiantes de aquella localidad, ante la falta de espacios.

Una de las propuestas, dijo el legislador, es edificar aulas definitivas en un área que permita el ingreso de menores provenientes de ambos grupos, ya que la comunidad también conocida como la Ermita está dividida territorialmente tras los conflictos que se vivieron en la zona.

El diputado Eleazar Tercero Aparicio, presidente de la comisión de Asuntos Indígenas e integrante de la Comisión de Educación en la LXXII Legislatura de Michoacán, visitó el municipio de Turicato, donde tuvo reuniones con padres de familia y con el edil Salvador Barrera Medrano para conocer de la situación que se vive en la comunidad.

Ahí conoció de las preocupaciones de los padres familia que acudieron a la cabecera municipal, mismos que manifestaron su inquietud por la lejanía de escuelas que están en las localidades aledañas y dónde difícilmente podrían acudir los menores, por los riesgos que implica. Incluso hay un área donde un grupo de padres de familia ha propuesto la compra de un terreno, pero está sobrevaluado lo que dificulta la adquisición del mismo.

En tanto, el grupo laico mantiene su postura a favor de que las aulas se instalen en el mismo lugar, pero el problema principal es que muchos niños siguen sin asistir a las escuelas. El legislador no descartó acudir a la comunidad a fin de actuar como intermediario, ya que actualmente no existen condiciones para reconstruir la institución educativa en el lugar donde se encontraban.

Eleazar Tercero se pronunció a favor de que se cumpla con la aplicación del artículo 3 constitucional, mismo que establece el derecho a la educación, y es urgente se cuente con el espacio para los 240 niños que ya estaban inscritos, así como los nuevos alumnos que desean ingresar a cursar su educación básica.

Si bien, señaló, la situación se encuentra en aparente calma, el asunto no ha sido solucionado de fondo, lo que podría desatar inestabilidad y un conflicto mayor que derivaría en hechos violentos.

A su vez, el presidente municipal de Turicato, Salvador Barrera Medrano, mencionó que no hay acuerdos y las dos partes accedan a compartir la institución educativa, pero eso se podría solucionar, sin embargo, el problema de fondo no es ese, es el religioso y “otros”, expuso, por lo que consideró que las aulas no garantizan que pueda darse la convivencia armónica en la comunidad y en consecuencia no existan enfrentamientos.

Como se recordará, el pasado 6 de julio un grupo religiosos de la Nueva Jerusalén destruyó la escuela primaria y el preescolar del grupo disidente que se separó de la secta, hace aproximadamente cinco años, por los abusos cometidos por los más cercanos colaboradores de Nabor Cárdenas Mejorada, mejor conocido como Papá Nabor, quien a principios de la década de los 70 fundó el pueblo bajo sus propias normas: sin escuelas, clínicas, ni autoridades gubernamentales. Tras años de enfermedad el patriarca murió en febrero de 2008.