20 octubre, 2021
ROTATIVO DIGITAL

PENSAMIENTOS SOBRE EL COVID-19

Profesor Uriel López

 

 

No se sabe lo que pasa

hay un caos dondequiera,

se mueren los de mi raza

y el virus no respeta fronteras.

 

Han perecido ricos y pobres,

¡Qué terrible es este camino!,

no hay lugar en el orbe,

que escape de este destino.

 

Miedo se respira en el ambiente,

angustia y mucha tristeza,

temor e incertidumbre se siente,

a veces hasta duele la cabeza.

 

Nadie entiende el por qué,

algo tan pequeño pueda dañar,

al grado de llegar a perecer,

y parece que nunca va a acabar.

 

Todos desconfían de todos,

a la calle sales y andas con  prisa

y aunque de todos modos,

a algunos les causa risa.

 

Sin embargo esto es serio

y ya nos estamos dando cuenta,

pues varios cementerios

se llenan por la pandemia.

 

Debemos acatar las indicaciones

y no juzgarlas a la loca,

y tomar las precauciones,

usando gel y tapabocas.

 

Lavarnos las manos con jabón

y conservar la sana distancia,

no bajar la guardia por favor,

no actuemos con arrogancia.

 

La pandemia nos ha enseñado

hábitos de higiene olvidados,

algo que ya habíamos ignorado,

como lavarnos bien las manos.

 

Debemos orar a nuestro Dios

y hoy más que nunca unirnos,

levantar las manos y la voz,

¡Nuestro Dios ha de oirnos!

 

No discriminar al caído

y tener espíritu de servicio,

consolar al que está dolido

y levantar a quien cayó al piso.

 

Pronto nos daremos las manos

y nos daremos mil abrazos,

nos veremos más como hermanos

y esto será olvidado.

 

Aprovechemos la experiencia

para ser más humanos

y actuar con mucha conciencia

y vernos como verdaderos hermanos.

 

Sin  duda Dios nos escuchará,

Siempre y cuando vea nuestro cambio,

no desaprovechemos la oportunidad

y  busquemos por siempre amarnos.

 

Una oración elevo a mi Dios

para que acabe esta pandemia,

Unamos todos nuestra voz,

que el Señor ya tiene la respuesta.

 

Puruarán, municipio de Turicato. 8 octubre del 2021.