29 febrero, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Mensaje de Alfredo Castañeda Flores al distrito de Pátzcuaro

Estimados amigos, quiero comentarles mi sentir y no es cobardía, porque mostrar los sentimientos es símbolo de fortaleza. Durante muchos años creí en un partido político que llenaba mis expectativas y le aporté mucho en las elecciones que ganaron.

 

Quiero decirles que a él llegué por una persona que estimaba mucho, y aunque no me pidió ingresar, lo hice por agradecimiento, porque la creí sincera, honesta y mujer de valor, pero los últimos acontecimientos me demostraron lo contrario.

Mi vida oscilaba entre los estados de Michoacán y Veracruz, apoyando al partido en ambas entidades, por lo que he desempeñado funciones administrativas en los dos. Y siempre tuve mis derechos partidistas a salvo para poder participar en cualquier distrito, el 11 en Michoacán y el 9 en Veracruz, por circunstancias que no quiero mencionar, porque me lastiman, me registré en el 11 con cabecera en Pátzcuaro, Michoacán, visité a los activos personalmente, casa por casa, en compañía de un hermano y de mis padres, recabando firmas de 103 miembros activos de 8 municipios, aunque visité más de 150, pero algunos no estaban por andar en su trabajo y otros por vivir en el extranjero, ya que la situación del país es lamentable, no hay empleo, al contrario, se han perdido, eso y otras circunstancias de todos conocidas. A lo largo de mis recorridos encontré gente honesta y sincera, como la mayoría de michoacanos, los que no han sido corrompidos por un ente político, quienes mostraron su disponibilidad para apoyarme con todo, pese a ser de otros colores partidistas, pero lo harían únicamente por mi persona, no así para otros suspirantes. El 14 de diciembre me registré, cumpliendo todos los requisitos que la Comisión Nacional de Elecciones requiere. El 15 se cerró el registro y no hubo ningún otro aspirante registrado, pese a que durante mi recorrido supe que una mujer llamada Rosa Chávez, que estuvo cerca de una candidata anterior, utilizando la estructura a su favor, mandó recabar firmas para su registro, lo que al final no sucedió, argumentando lo que ya es típico en ellos, que recibió unas llamadas y la espantaron, es la típica excusa de la gente derrotada, porque yo nunca tuve ni vi nada fuera de lo normal, durante mis recorridos a los 13 municipios del Distrito.

El 18 de diciembre empezó la precampaña y, aunque no tuve rival interno, visité a todos y cada uno de los 650 miembros activos distribuidos en los 13 municipios del Distrito XI, hice varias reuniones con ellos y con gente externa, quienes siempre me mostraron su apoyo incondicional y desinteresado, porque veían en mí una persona sincera, honesta, joven con ideas y muchas ganas de trabajar.

Había muchas expectativas y posibilidades de triunfo el 1 de julio, pero la noche del 28 de marzo recibo una llamada del dirigente estatal del partido, informándome que quedaba sin candidatura, cuando ya tenía mucha propaganda hecha, lista para el 30 de marzo, ofrece una disculpa, desmarcándose del Comité Nacional, pero sabemos que alguien tuvo que haber señalado qué Distrito debía ser cambiado, y no es difícil saber quién mueve la cuna en Michoacán. Por lo que estoy, después de cuatro meses de arduo trabajo y gastos que no quieren reconocer, sin candidatura, sin empleo y con mi convicción hecha pedazos, porque no es la forma de tratar a un ser humano con un sueño que estaba por realizarse y como pocas excepciones se iba a beneficiar al pueblo con mi trabajo y gestión. Pero tal parece que eso es para mentes elevadas que no están en el partido político, en el que siempre creí. Sé también que a muchos les va a dar gusto saber esto, pero eso me fortalece más, porque el que no tiene enemigos es un mediocre. Por lo pronto, si no hay alguna respuesta pronta y positiva para mí, por la infamia que cometieron, me alejo de toda actividad política, pero prometo volver con mayor fortaleza y apoyando con todo a quien será el próximo presidente de México. Era un orgullo para mí representar al PAN como candidato a diputado federal por este distrito, pero unas horas antes de iniciar el periodo oficial de la campaña, fui relevado por una mujer, argumentando el dirigente estatal, Héctor Gómez Trujillo, que era por el asunto de la equidad de género, que no previeron ni ellos, ni el Comité Nacional. Siempre me he distinguido por ser un hombre honesto, trabajador y de carácter firme, lo que me ha llevado a perseverar y alcanzar todo lo que me propongo, donde no intervenga el fuego amigo sin calidad moral. Nací en Puruarán en una familia modesta y trabajadora.

Al igual que ustedes, tengo una bonita familia conformada por mi esposa y mis dos hijos, quienes son mi plataforma y fortaleza.

Me interesa que me conozcan también como persona, pues para mí es lo más importante; porque antes que político soy un ser humano y me gusta ser consciente y ayudar ante cualquier situación, me preocupa la gente y su bienestar. Mi campaña sería austera, pero sincera. Nunca he estado de acuerdo en los desperdicios ni mal uso del dinero, en eso soy muy cuidadoso. No compro con dinero la dignidad de las personas, ni me gusta que quieran sacar provecho de mí, pues mis valores morales son parte importante para triunfar. De hecho la indignidad de algunas personas interesadas son las que nos tienen en la pobreza, sin empleo, en disfunción familiar y a un servidor en este dilema. Prefiero ser un amigo y con esto gano más. Siempre estuve dispuesto a escuchar sus necesidades y propuestas porque así enriqueceríamos juntos las metas a las que me interesaba llegar, por eso estaba seguro de representarlos dignamente ante el Congreso de la Unión, que como su nombre lo indica es la unión de ideas de todos los mexicanos y en especial los michoacanos y les aseguro que pondría todo de mi parte para que así fuera y se respetaran sus opiniones. Yo sería el intermediario y defensor de mi gente porque amo mis raíces y a mi pueblo. Me siento feliz y honrado de haberlos conocido. Estaba en la mejor disposición de atenderlos como amigos, su cercanía hacia mí nos haría fuertes. Gracias de antemano a todos aquellos que confiaron en mí, ¡acercándoseme!, me da mucho gusto saber que, sin condiciones, contaba con ustedes.

Su amigo Alfredo Castañeda Flores…