30 noviembre, 2021
ROTATIVO DIGITAL

Los errores al enamorar…

Lic. Alfredo Castañeda Flores      ANALISTA

 

13 NOV. 2021.-Los hombres seguimos en el pasado, al cortejar a la mujer, nuestros padres no se toman la molestia de darnos una lección al respecto, salvo honrosas excepciones, por lo general, aprendemos de una manera muchas veces cruel, porque las mujeres son especiales y no les preocupa lastimar a los hombres, así sea en la niñez, adolescencia o etapa adulta.

 

Sin importar la edad en la que el hombre despierte al amor de pareja, se entrega completamente, por lo que cuando es rechazado, el golpe emocional es fuerte y en ocasiones de consecuencias sicológicas difíciles de superar. En cambio, las mujeres son más prácticas, astutas es la palabra correcta. Aunque se diga lo contrario, la que enamora es la mujer, porque ella está escogiendo a la víctima en potencia, prepara los detalles y el hombre solamente cae.

 

Anteriormente, las mujeres eran más románticas, les agradaba recibir flores, peluches, chocolates, recados o cartas diciéndoles palabras de amor. En la actualidad, eso ya pasó a la historia. Ahora sus intereses son otros, se fijan en la economía del hombre, entre más regalos e invitaciones les hagan, más fácil se entregan y no guardan fidelidad, ya que pueden tener novio, pareja o esposo y andar con otro u otros. Viendo eso como algo normal.

 

Como se ha incrementado el número de mujeres adictas al alcohol y a otras sustancias, con gran facilidad sueltan lo que antes nos costaba trabajo obtener: su sexualidad. Ahora basta con que se les invite unos tragos, alguna sustancia prohibida, se les obsequie alguna prenda de vestir, alguna joya o simplemente con que se tenga un automóvil propio, y caen, irremediablemente, caen y no es por amor, simple y sencillamente es por el interés económico. Les gusta vestir bien, tener el celular de moda, traer dinero, asistir a lugares de regulares a buenos, etcétera, pero sin el menor esfuerzo. No importa la edad que tengan, aunque las ganancias van en proporción a su edad, su belleza física (cara y/o cuerpo), cómo se mueven en la intimidad. Por eso es que están de moda los sugar Daddy (papitos dulces), esos hombres mayores de cuarenta años con dinero para darse sus lujos y satisfacciones sexuales que por una u otra causa ya no reciben en su hogar, así que prefieren dar dinero a cambio de caricias, más saludables que las que proporcionan las prostitutas. Porque una chiquilla permite todo y de todo, incluso hasta luchar sin máscara, lo que las meretrices no, ellas no permiten besos en la boca, aunque cobren caro. Dicen los analistas que los besos enamoran y las suripantas es lo que menos buscan, porque la mayoría ya tienen a su proxeneta que las regentea, además lo hacen por negocio.

 

En cambio las jóvenes, estudiantes, la mayoría, buscan satisfacer a sus protectores a cambio de la ayuda económica que éstos les otorgan, además de que les encanta sentir la experiencia íntima de un hombre maduro, porque ese tipo de hombres sabe perfectamente cómo satisfacer a una mujer. Hay casos que entre ellas van recomendando a sus papitos y ellos simplemente se dejan satisfacer con un cuerpo fresco, firme, hermoso y sobre todo, poco usado, porque se cuidan.

Como dije antes, también hay mujeres con pareja estable, que están buscando placer en otros brazos, este tipo de mujeres se distinguen porque cuidan su físico, van al gimnasio, hacen ejercicio regularmente, su forma de vestir es sensual, usan ropa ajustada, acuden a lugares donde hay movimiento masculino y si es de categoría, mucho mejor para ellas. Por lo que es fácil que obtengan placer sexual y un poco de dinero en efectivo o mediante regalos.

 

En la actualidad no tiene sexo quien no tiene dinero o es demasiado mojigato, porque oportunidades para tenerlo sobran. Lo que ha disminuido las posibilidades para los jóvenes de formar una pareja estable, principalmente si no tienen mucho dinero, porque irremediablemente los engañarán con otros.

 

El dinero se ha vuelto una necesidad para la mayoría de las mujeres, estén solteras o no. Por eso es urgente alertar a nuestros hijos, sobre este asunto, que es el principal para que una relación o matrimonio sea duradero. Es importante darles consejos de cómo observar detenidamente la conducta de una mujer, para, como dicen los clásicos, saber de qué pie cojea y que el día de mañana no sufran una terrible decepción o, lo que es peor, todos lo sepan, menos él.

 

Por supuesto que hay detalles que se deben tener en cuenta para saber el tipo de mujer, aunque sea adolescente, porque eso da luz de lo que les espera a sus posibles novios o parejas. Lo primero es conocer su situación económica, que platica, que piensa del dinero, porque si todos sus comentarios giran en torno a lo monetario, mejor que ni le entren.

 

Por otro lado, si está estudiando en otra ciudad, pero su familia es humilde y la joven anda en lugares donde tiene que gastar, cuidado, porque puede andar en malos pasos, así hacen las sugar baby (niñas dulces), es otra alerta de mejor alejarse, si se pretende llegar a algo serio con ellas.

 

Si sus comentarios giran en torno a los bienes materiales, que los deseen, es otra señal de que su necesidad es económica. Además de mirar su manera de vestir frecuente, porque es normal que a veces se modifique, pero si le encanta resaltar sus atributos, está buscando otra cosa. Si se rodea de muchos hombres, si es coqueta, le encanta ir a los antros, tomar o algo peor, lo mejor es hacerse a un lado, a menos que el joven sea igual que ella. Habla con tus hijos, su salud mental te lo agradecerá. Para que no cometa estos y peores errores cuando ande cortejando a quien quiera que comparta el resto de su vida en pareja.