29 febrero, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Eliseo Pedraza se sostiene de la sotana del obispo de Tacámbaro…

¿Por qué razón se mantiene al señor Eliseo Pedraza Saldívar como director general del Organismo Operador en Tacámbaro? ¿Por palancas del Espíritu Santo, por ser chofer en algunas ocasiones del obispo José Luis Castro Medellín, por la terquedad de Octavio Aburto Inclán?

La respuesta tiene varias causas. Al ganar las elecciones de noviembre pasado, el edil Octavio Aburto Inclán tiene todo el poder para designar a sus colaboradores, principalmente del partido blanquiazul y panalista que lo llevaron a administrar el municipio, pero no se vale que ponga a personas que no tienen el perfil, que no tienen el tacto para manejar un organismo tan importante como el organismo operador de Tacámbaro.

Recordemos que Nicolás Tavera Guijosa, en su administración de principios de la década pasada, relevó del organismo operador de Tacámbaro al doctor Ponciano Manuel, visiblemente conectado con el priismo local, y colocó en su lugar al ingeniero Leonardo Vera que, ante la presión social y el tamaño de la encomienda, renuncia a las pocas semanas, designándose a Heriberto Madrigal Gallegos.

En un proceso de convertir al organismo operador de Tacámbaro como entidad autónoma del ayuntamiento, tanto en lo financiero como en obras materiales, Heriberto Madrigal Gallegos arriba a la dirección de esa dependencia con muchas carencias, pero con un perfil profesional que, con el tiempo, le ayudaría para conducir al OOAPAS de esta ciudad.

Logra permanecer en los 3 años de gobierno del panista Nicolás Tavera Guijosa y, además, los 3 años del priista Valentín Rodríguez Gutiérrez y otros 4 años del también priista Salvador Bastida García, lo cual le permite reunir experiencia para administrar los recursos, obras y personal del organismo operador.

Al desarrollarse las campañas municipales de noviembre pasado, y ganar Octavio Aburto Inclán, se intentó quitar de ese puesto al licenciado en Administración Heriberto Madrigal Gallegos, cosa lógica en los relevos de gobierno local, arribando el comerciante Eliseo Pedraza Saldívar, quien iba originalmente a la dirección de Desarrollo Social. Se manejó también a la señora Tere Ponce, ex tesorera de los dineros del obispado en Tacámbaro y tesorera en el gobierno de Nicolás Tavera Guijosa, pero no aceptó por el tamaño de la responsabilidad y por carecer de perfil para tal encomienda.

Por fin, Octavio Aburto Inclán se inclina por Eliseo Pedraza Saldívar para la dirección general del OOAPAS de Tacámbaro y a Tere Ponce como administradora del organismo, derivado de la influencia poderosa que tiene el clero político que comanda el doctor José Luis Castro Medellín y que nunca dejan de agarrar algo o mucho del pastel político en el municipio y la región.

Sin perfil profesional, experiencia y tacto para manejar el organismo, ahora Eliseo Pedraza Saldívar tiene una bomba nuclear en esa dependencia, a pesar de la terquedad del edil Octavio Aburto Inclán para sostenerlo y permitir que un familiar de Eliseo Pedraza maneje los recursos humanos, también, sin capacidad.

Tal caso es similar al de la psicóloga Lorena Razo Pedraza, quien dirigía la oficina de Prensa del ayuntamiento y no daba el ancho en tal encomienda, llegando el periodista tacambarense Paco Mora al relevo de la dama ariense, donde la responsabilidad no es de Eliseo, de Lorena o de otros que laboran en puestos que no van con sus perfiles y habilidades, sino del alcalde Octavio Aburto Inclán.

El presidente de Tacámbaro saturó de trabajadores el organismo operador y colocó a un director que no tiene el perfil, fracturando el delicado equilibrio que venía cuidando el señor Heriberto Madrigal Gallegos. Ojalá rectifique el alcalde Octavio Aburto Inclán. Aún hay tiempo para hacerlo…