22 febrero, 2024
ROTATIVO DIGITAL

El PRI y el Panal pierden fuerza sin la alianza: analistas

Los partidos Nueva Alianza (Panal) y el Revolucionario Institucional salen perdiendo, de alguna manera, al disolver la coalición electoral que habían formado rumbo a la elección presidencial de este 2012, coincidieron especialistas.

El Panal y el PRI rompieron con el convenio electoral, de ir junto con el Partido Verde con el priista Enrique Peña como candidato a la presidencia, por existir inconformidad en el reparto de algunas diputaciones federales y senadurías.

Sin embargo, más allá de lo que han declarado ambos partidos, con respecto a su separación, ¿de qué manera les puede afectar a ambas instituciones políticas?

Fundado en 2005, el Panal es vinculado directamente con la actual líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo.

PRI: sin Panal para las elecciones

“Esa ruptura en principio afecta al PRI porque contaba con un apoyo muy alto, no nada más de los afiliados, sino de la clientela de los afiliados al SNTE (…)

“Fue el factor decisivo para inclinar las elecciones en contra de (Andrés Manuel) López Obrador y a favor de Felipe Calderón en las elecciones de 2006”, expresa Francisco Gil Villegas, catedrático de El Colegio de México.

En este marco, Gustavo López Montiel, profesor del Tecnológico de Monterrey, afirma que en las elecciones presidenciales de este año, el tema importante también tendrá que ver con la estructura que Nueva Alianza le dejará de aportar al PRI: “Los electores se movilizan con estructura”.

No obstante, para Carlos Elizondo Mayer-Serra, doctor en Ciencia Política, la diferencia de que el PRI vaya en coalición sin el Panal recaerá, de cierta medida, en “la proporción casi dos a uno que iba tener de spots y de dinero respecto a sus otros dos contendientes (PRD y PAN).

“Habrá una caída en la cantidad de recursos disponibles, pero no debería afectar de forma importante la elección”, señala Elizondo Mayer-Serra.

Gordillo: la dama de hierro… en el Sindicato

En el caso de los que quieren derrocar a la maestra Elba Esther Gordillo, “se puede usar la frase que don Juan Tenorio le dijo a don Luis Mejía”, sostiene Francisco Gil Villegas, “los muertos que vos matáis gozan de buena salud”.

“Ella es líder del sindicato (SNTE) más importante que hay en México y ese sindicato no va a desaparecer así nada más”, puntualiza el analista político Macario Schettino.

Básicamente, dice, el reto de Gordillo se encuentra relacionado con el Panal, con el partido que fundó.

“El reto de Nueva Alianza, será conseguir el 2% de votación para mantener su registro”, señala José Merino, profesor del ITAM.

La ruptura

“En el fondo fue un reacomodo al interior del PRI”, señala Elizondo Mayer-Serra.

Asevera que la mala negociación que el exdirigente nacional del PRI, Humberto Moreira, entabló con la maestra Elba Esther Gordillo, dejó inconforme a varios priistas que aspiraban a obtener candidaturas para el Senado y a la Cámara de Diputados.

Menciona que resulta menos costoso romper el pacto para atender a las peticiones de los candidatos que estaban siendo desplazados, que reacomodarlos en otros cargos.

Macario Schettino plantea a ADNPolítico.com que la ruptura también se puede entender por la mala relación que tiene la maestra Gordillo con el senador priista Manlio Fabio Beltrones.

“Elba Esther tiene un problema al interior del PRI, el grupo con el que no se lleva bien, es el grupo que ahorita está teniendo más peso dentro del partido, y me refiero al grupo de Beltrones.

“Esto me parece que explica, en buena medida, que las tensiones hayan llevado a que se rompiera la alianza”.

Sobre estos temas, el PRI y el Panal no entraron en muchos detalles.

El viernes pasado el PRI difundió un comunicado donde informó que la decisión “se tomó con el interés fundamental de respetar y preservar la unidad y los derechos políticos de los militantes de los tres partidos”.

En tanto, Luis Castro Obregón, dirigente nacional del Panal, manifestó en entrevista con ADNPolítico.com, que “fue un acuerdo conjunto pero a partir de una posición de Nueva Alianza de no ir con aquella parte del PRI que representa los obstáculos para el cambio que (Enrique) Peña representa”.