25 julio, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Comentando la Noticia: Regreso a Clases

El pasado lunes arrancó en forma oficial el nuevo ciclo escolar, aunque hubo instituciones que lo hicieron hasta el martes, con la promesa de que se cumplirá a cabalidad el calendario escolar en sus 200 días de trabajo; sin embargo ya le robaron, algunos, un día; y lo que vendrá con marchas, protestas, días de asueto y lo que se vaya acumulando.

No obstante, las expectativas tanto para profesores, alumnos y padres de familia son, como cada año, alentadoras, el ver cómo se siguen forjando los hombres que habrán de conducir los destinos de este país. Los alumnos contentos porque como cada año estrenarán sus útiles, uniformes, zapatos, tendrán nuevos maestros y en otros casos una nueva escuela.

Empero, aquí es cuando inicia el verdadero viacrucis para los padres de familia, en un país donde se dice en el artículo Tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que la educación que imparta el Estado será Laica, Obligatoria y Gratuita.

Analizando el concepto de Gratuita, esto es solamente un invento de nuestro sistema mexicano, ya que efectivamente la educación pública no genera ninguna colegiatura, pero sí un enorme gasto cuando se inicia el curso, pues las instituciones, apoyándose de las sociedades de padres de familia, obligan a que usted, a mí, a todos a que para inscribir a nuestros hijos se deberá de pagar una cuota o como se llama COOPERACION VOLUNTARIA (mente a fuerzas). Si usted no quiere o no puede dar esa cooperación simple y sencillamente corre el riesgo de que su hijo no sea aceptado. El argumento de la institución educativa es que fue un acuerdo de los propios padres de familia, cuando se atiende al espíritu de la ley sus directivos deberían de ser los obligados a evitar estas prácticas.

Sin embargo las instituciones educativas hoy por hoy tienen muchas carencias y al Estado que le corresponde otorgar las condiciones para que los alumnos reciban una adecuada educación de calidad y gratuita, no lo hace, pues se requiere que sean los propios padres de familia, en coordinación con los profesores, los que tengan que violentar la ley y que tengamos que pagar una cooperación al inicio de cada ciclo escolar para hacer funcionales sus escuelas.

Existen muchas necesidades en las instituciones educativas y que el Estado debería de resolver, pero no ocurre así y las carencias son muchas, los recursos pocos y lo malo que una gran parte de los presupuestos, desgraciadamente, no son destinados a la Educación, por lo que nuestro país, con el tiempo, tiene resultados nada alentadores en este tenor que hacen que quienes tienen un verdadero talento tengan que, en muchos casos o pagar una educación en escuelas particulares o de plano salir al extranjero, pero el grueso de la población no tiene esta posibilidad y se tiene que conformar con la educación que se recibe y el Estado se lava las manos tranquilamente justificando estas acciones al decir que son acuerdos entre maestros y alumnos, cuando es el principal culpable de que esto ocurra al haber dejado mucho por hacer.

La anterior legislatura embarcó las finanzas de Michoacán en una reforma constitucional que prohíbe el cobro de las inscripciones en toda la educación pública desde el 2010, el fin, decían, era combatir los alarmantes índices de deserción en las instituciones públicas de nivel media superior y superior. Múltiples instituciones educativas se quedaron sin gasto operativo durante varias semanas, pues aterrizó lentamente y a cuenta gotas el subsidio superior a los160 millones de pesos en el primer ciclo a favor de 220 mil estudiantes. Ahora se dice que el gobernador Fausto Vallejo se planteó la posibilidad de quitarle la universalidad a la gratuidad educativa en los niveles de bachillerato y licenciatura.

En esta reforma la anterior Legislatura local exentó el pago de inscripción a los estudiantes de las instituciones de educación media superior y superior, tales como la Casa de Hidalgo, el Colegio de Bachilleres, Conalep-estatal y Cecytem, tecnológicos de estudios superiores, el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación, universidades de La Ciénega, Intercultural Indígena y Tecnológico de Morelia o el Centro de Actualización del Magisterio. Sin embargo, la pasada Legislatura estatal olvidó incluir en el Presupuesto de Egresos del año 2012 alrededor de 4 mil 895 millones de pesos en el techo de gasto de la Secretaría de Educación (SEE) y no contempló aproximadamente 800 millones de pesos de transferencias financieras a la Universidad Michoacana (UMSNH). Además el rubro del gasto en servicios personales en educación aumentó 35 por ciento entre 2007 y 2011 para llegar a un total de 18 mil 012 millones de pesos. El monto del Gobierno del Estado pasó de 3 mil 451 millones de pesos en 2007 a 5 mil 884 millones de pesos en 2011.

Ahora bien, indiscutiblemente se sabe que el propio Gobierno no cuenta con recursos que hacen que se limiten las posibilidades de un mejor funcionamiento en las escuelas, pero cuando nos damos cuenta de las enormes fortunas que manejan sus líderes o dirigentes, es cuando nos preguntamos cuál será la verdadera realidad, qué ocurre en nuestro país en este rubro.

Se decía que la eterna líder de Magisterio en nuestro país nos daba a todos la agradable noticia que se retiraba de las actividades magisteriales, lo que para muchos fue bien recibida, pero ahora dicen que siempre no, que solo fueron especulaciones, cuando ya muchos nos preguntábamos quien la sucederá en el cargo, otra persona que quisiera gozar de las bondades del poder, de las satisfacciones económicas del esfuerzo que hacen estos líderes, pero por el momento no se va esta persona que lejos de haber ayudado a la educación, aprovechó esta condición para vivir mejor, acercarse a los presidentes y desde ahí conseguir beneficios tanto personales como para sus familiares y cercanos colaboradores, una maestra que ni leer cifras sabe, como le ocurriera el pasado lunes durante el acto de inicio del ciclo escolar 2012-2013; donde por cierto, para vergüenza nacional, el único lugar en la República Mexicana donde no arrancara este lo fue en la comunidad de La Nueva Jerusalén, donde el gobierno del Estado ha sido muy complaciente y ha dejado prácticamente a la buena de Dios a que los dos grupos que pelean unos el derecho a la educación de sus hijos y los otros el que se respeten sus usos y costumbres y que culminó con el primero de varios enfrentamientos que se pueden venir si se sigue sin actuar con firmeza.

Hasta aquí mi comentario mi correo electrónico licsebpastrana@yahoo.com o sígueme en facebook en Sebastian Pastrana Ferreira.

*Analista político