25 febrero, 2024
ROTATIVO DIGITAL

Comentando la Noticia: El pueblo está enfadado de las mentiras

Como ya lo había escrito en anteriores colaboraciones, son muchas las mentiras que, vemos día a día, nos dicen los políticos, lo que hace que se refleje en las elecciones y, peor aún, desconfíen de sus representantes, obligándoles a realizar acciones que muchas veces perjudican a una gran mayoría.

Lo anterior viene a colación a raíz de las palabras pronunciadas la semana pasada en el acto del aniversario luctuoso de Luis Donaldo Colosio Murrieta que dirigiera a los priistas el licenciado Wilfrido Lázaro Medina quien resultara triunfador en las elecciones del pasado noviembre en la capital del estado y que un fallo muy polémico y controvertido, dictado por el Tribunal Electoral, se lo invalidara, orillando a que en el mes de julio esta se vuelva a repetir.

 

“La alternancia en el poder desde el año 2000 ha generado una gran desilusión. Dos sexenios de gobiernos conservadores han mostrado sus limitaciones. Han mostrado su estrecha visión de gobierno con problemas que superan con mucho sus alternativas de solución, por lo que el pueblo de México está enfadado de las mentiras y las verdades a medias”, afirmó Wilfrido Lázaro Medina. Y esto no ocurre únicamente a nivel nacional o estatal, ocurre aquí en Tacámbaro, donde vemos cómo se siguen cometiendo los mismos errores que tanto criticaron desde la oposición quienes actualmente detentan el poder en nuestro municipio. Sabedores de que son muy pocas las semanas que se tienen actualmente al frente de la actual administración y de que las fallas que dicen se cometieron, no se pueden cambiar de la noche a la mañana, claro que requieren tiempo, pero sí algunas situaciones menores y que con solo querer y sin un mayor esfuerzo se pueden hacer mejor.

El caso concreto a que me refiero es al vicio que se ha tenido desde hace muchos años en la Liga Infantil-Jjuvenil de fut-bol, donde al finalizar un campeonato, los triunfadores se tienen que conformar con la felicitación de sus familiares, brillando por su ausencia las autoridades del deporte a la hora de culminar el encuentro y peor aún no darse la premiación en ese momento a los ganadores, sino hasta que concluyen el campeonato de liga, el campeonato de copa y se inicia uno nuevo, cuando el sabor y emotividad de haber resultado campeón quedaron semanas atrás e inclusive, en alguna ocasión, hasta se tardaron más de un año en entregarse estos reconocimientos.

Recuerdo que platicaba hace algún tiempo con el actual titular del deporte, mi amigo y compañero Francisco Alcaraz y me señalaba que esta situación no podía seguirse permitiendo, que no era posible esto, que las premiaciones deberían hacerse inmediatamente, entre muchos otros aspectos que espero no olvide y que seguro estoy los puede cumplir, como es una adecuada rehabilitación a la Unidad Deportiva en algunas áreas, o la creación de mayores espacios deportivos. Sin embargo, un pequeño esfuerzo bien hubiera valido la pena al finalizar este campeonato de liga de los pequeños y con un pequeño gasto se pudieron haber adquirido algunos trofeos para llevar a cabo la entrega de estos y estar haciendo acto de presencia las autoridades, motivando a los pequeños en la práctica del deporte, sin embargo, ni premios ni autoridades estuvieron presentes, simple y sencillamente brillaron por su ausencia o lo que pudiera leerse y que tanto criticaron, MAS DE LO MISMOS, o mentiras y más mentiras y que en política se lee como demagogia.

A tiempo se está de rectificar y dejar atrás esta nada agradable práctica y que al finalizar los próximos campeonatos se pueda motivar a los pequeños con la premiación al momento de concluir el campeonato como ocurre en algunos torneos que se organizan, y como dijera Wilfrido Lázaro Medina, el pueblo está cansado, y tan cansado está que en la visita que realizara a tierras mexicanas el Papa Benedicto XVI, fue testigo de las múltiples protestas que se aprovecharon con su presencia para llamar la atención de este, de medios de prensa extranjeros y de los propios gobernantes, decirles que las cosas en México no están bien a pesar de que ellos digan o les digan lo contrario y además, buscando un consuelo de la voz del máximo representante de la Iglesia Católica, de que ese representante en su mensaje les abriera la mente, los ojos, les hiciera ver las cosas de una forma distinta, que afrontaran su responsabilidad buscando ayudar en realidad a ese pueblo que confió en ellos.

No faltaron los comentarios a favor y en contra ante la visita del Papa a México en medio de un país que se desgasta a pesar de sus problemas cada vez que tienen elecciones, máxime las que elegirán al próximo Presidente de la República. Muchos con esta visita temen que sirva para apuntalar la influencia de la jerarquía católica en la política nacional, y que la ven ligada al partido político gobernante, quien lo llevó a realizar su visita únicamente al estado de Guanajuato, un estado controlado por el panismo convertido en un fuerte bastión de votos en su favor, y no al Distrito Federal, gobernado por el PRD, aprovechando para excluirlo que la altura de la ciudad de México podría afectar la salud del Papa. La visita del Pontífice coincide además con el debate en el Congreso de una reforma del artículo 24 de la Constitución que, de aprobarse, les daría mayores libertades a las iglesias y que, según sus detractores, le abriría la puerta a la participación de la jerarquía católica en política. Y que según algunos legisladores, especialmente en el izquierdista Partido de la Revolución Democrática, ven como una violación al estado laico mexicano. Sin embargo, el Vaticano asegura que los tiempos son mera coincidencia y que se decidió venir en esta época para garantizar un tiempo benévolo con la salud del líder católico, pero al finalizar el domingo durante la cena que se tuvo entre el segundo de a bordo del Estado Vaticano, el Secretario de Estado, con el Presidente de la República y el Secretario de Gobernación, el primero fijó su posición y sí habló de política, contrario a lo que se venía diciendo y demandaron al gobierno mexicano mayor apertura religiosa, dejándolos participar más en la actividad política, lo cual sin duda tendrá sus efectos en la reforma del artículo 24, anteriormente citado.

Como vemos, nuestro país, además de ser una nación que vive inmersa en el mundo de la política, requiere de las palabras de un líder espiritual como el es Benedicto XVI, independientemente del fondo que se le quiso dar a su reciente visita, pero también es necesario que para evitar estas suspicacias, los políticos al llegar al poder atiendan a sus gobernados, no olvidándose de sus promesas y sigan cometiendo los errores que tanto criticaron, se atienda desde la raíz de la educación a los niños para que en un futuro tengan estos alternativas de vida y no caigan como ocurre actualmente, en las garras de la delincuencia; tengamos políticos comprometidos que se dediquen a gobernar bien y querer a México, hasta aquí mi comentario, mi correo electrónico [email protected] o sígueme en facebook en Sebastián Pastrana Ferreira.