Home Cultura Guía de los destinos conocidos y poco conocidos de Michoacán en Día de Muertos

Guía de los destinos conocidos y poco conocidos de Michoacán en Día de Muertos

E-mail Imprimir PDF

Una vez al año, los difuntos vuelven a este mundo para reunirse con las personas que amaron. Guiados por un luminoso camino hecho de pétalos de cempasúchil, llegan hasta los altares dedicados a ellos. Pan dulce, frutas y tamales forman parte de la ofrenda. Sus familias los esperan con cariño: cuentan historias, oran y celebran por la oportunidad de estar juntos.

 

Ése es, en muy pocas palabras, el significado de la Noche de Muertos en Michoacán. Cada 1° de noviembre, más de 20 comunidades de la región lacustre del estado honran la memoria de sus difuntos a través de esta festividad. Es una tradición que reúne creencias purépechas y cristianas. Se mantiene auténtica, aunque cada vez es mayor la cantidad de visitantes que recibe, provenientes de todo el país.

 

Es más, su riqueza ha trascendido nuestras fronteras. Michoacán fue una de las principales bases de inspiración para la película animada “Coco”, la cual representó un éxito en países como Estados Unidos, China y Japón.

 

La celebración de la Noche de Muertos es similar en todos los poblados de la región lacustre, pero existen algunas variaciones. Los Pueblos Mágicos —Pátzcuaro y Tzintzuntzan— tienen los festejos más famosos y concurridos. Hay otros destinos menos conocidos que también merecen estar en tu radar, como Santa Fe de la Laguna y Cucuchucho. Seguir una ruta nocturna para conocer unas cuatro o cinco comunidades es una experiencia única.

 

Capula

 

El pueblo se localiza a 30 minutos de Morelia. No pertenece a la región lacustre, pero es un perfecto punto de partida porque aquí se celebra la Feria de La Catrina. Por las tardes, en las calles del centro se instalan numerosos puestos, donde se vende la artesanía que ha vuelto famoso al destino: las “catrinas” de barro.

 

La figura puede ser pequeña, de unos 10 centímetros, o tan alta como para alcanzar tu cintura. Tiene el aspecto clásico de La Catrina: una calavera ataviada con ropas muy elegantes, propias del siglo XIX, y un gran sombrero decorado con flores.

 

También hay versiones que usan trajes típicos. La idea de crear esta artesanía fue del artista michoacano Juan Torres.

 

Además de los puestos, algunos locales de artesanos permanecen abiertos para que observes cómo le dan forma al barro. Encontrarás piezas desde 50 pesos. En la feria, además, se venden antojitos, y puedes maquillarte como catrina.

 

Este año, la Feria de La Catrina se hará del 21 de octubre al 4 de noviembre.

 

Para llevar a casa: el barro punteado, la otra artesanía de Capula. Hay platos, vasos, cazuelas y hasta molcajetes decorados con puntos diminutos.  

 

 

Santa Fe de la Laguna

 

Está a una hora de Morelia y se llega en media hora desde Capula. Es el pueblo de la zona lacustre donde la tradición de la Noche de Muertos varía. Los altares no se concentran en el cementerio sino en las casas de los familiares.

 

Desde las siete hasta las 10 de la noche, los hogares mantienen sus puertas abiertas. Los altares pueden ocupar una habitación completa.

 

El cempasúchil, al igual que en otros estados, es parte indispensable de la decoración. Con esta flor se  forman arcos en la entrada, cortinas alrededor de la ofrenda y caminos de pétalos en el suelo.

 

También hay pequeños montículos de tierra que simulan tumbas.  Por el espacio disponible, las ofrendas suelen incluir más comida, en comparación con las que se montan en los panteones.

 

Alfredo de la Cruz, guía de turistas para Sectur Michoacán, recomienda llevar un obsequio para depositar en la ofrenda para  la familia. No siempre es así, pero existe la posibilidad de que seas invitado a rezar con ellos y a participar en la cena de velación con los vecinos. 

 

En cada hogar se hacen filas para admirar el altar. Puedes entrar, pero es importante mantener actitud de respeto.  Como en todos los pueblos de la región lacustre, los altares son muy diversos. Hay de varios tamaños y maneras de acomodar los elementos. Influyen el gusto de la familia o si se trata de la primera ofrenda de un difunto.

 

No te lo pierdas: visitar un taller de cocineras tradicionales. Gracias, en gran parte, a la gastronomía de Michoacán, la cocina mexicana es Patrimonio Mundial. En el pueblo están los talleres de cocineras Atesirhu (Cel. 045 454  354 9217) y Yauarhi (Cel. 045 443 263 2006).

 

 

Tzintzuntzan

 

Se encuentra a solo 11 kilómetros desde Santa Fe de la Laguna. El Panteón de Tzintzuntzan es muy grande y el brillo de las flores de cempasúchil parece extenderse infinitamente. Los altares generalmente son  muy vistosos y espectaculares.

 

El cementerio está dividido a la mitad por la carretera. En la Noche de Muertos, esa sección de la vialidad parece una feria: hay venta de artesanías, comida, bebida y “mares” de gente. Pero en cuanto entras al panteón, el ambiente cambia radicalmente. El silencio predomina y apenas puedes notar la presencia de las familias que velan a sus difuntos. Algunos platican en voz baja y otros duermen sobre cobijas.

 

En la mayoría de las tumbas hay arcos forrados con flores de cempasúchil naranjas y moradas. Pueden ser pequeños o alcanzar alturas de tres metros. Todos llevan una cruz en la cima. El piso del sepulcro queda tapizado de pétalos, veladoras y comida: frutas, pan de muerto, tamales y el tradicional churipo (un caldo de res con vegetales). Al fondo de la ofrenda se coloca una o varias fotografías del difunto.

 

No te lo pierdas: visita la zona arqueológica de Tzintzuntzan, a la cual se llega caminando desde el cementerio. Era la capital del imperio purépecha. Conserva antiguos basamentos semicirculares conocidos como “Yácatas”. El sitio permanece abierto durante el festejo, y en él se realiza un festival cultural. Hay danzas regionales y una representación del juego de pelota prehispánico; en éste se usaba un bastón de madera para golpear una pelota encendida, que simboliza el sol. 

 

 

En el Lago de Pátzcuaro

 

La isla de Janitzio no necesita presentación. Se llega a ella en lancha, desde el Pueblo Mágico de Pátzcuaro; la pequeña embarcación tarda unos 30 minutos en llegar. Mientras navegas, ya puedes notar la iluminación de las velas en la pequeña población de pescadores.

 

Los altares de  muertos son tan grandes y detallados como en Tzintzuntzan. Además, en una explanada cercana al panteón se organiza un festival cultural con bailes tradicionales (como la Danza de los Viejitos y la Danza de los Pescadores), representaciones sobre la preparación de la ofrenda y música de banda.

 

Experiencias similares ofrecen las otras islas del Lago de Pátzcuaro, como Yunuén y Pacanda. Desde el muelle del pueblo, parten las lanchas hacia estos sitios. Están un poco más retiradas, pero también se llega en menos de una hora. No te lo pierdas: si decides visitar Janitzio, prueba los tacos de charales, uno de sus antojitos más típicos. No es difícil encontrarlos, pues cerca del cementerio hay un tianguis artesanal.   

 

 

Cucuchucho

 

Si conduces desde Tzintzuntzan, llegas en 20 minutos. En Cucuchucho se vive una atmósfera  mucho más íntima. Su panteón es pequeño a comparación de los destinos anteriores y la mayor parte de los visitantes provienen del mismo poblado.

 

Los altares no son muy altos, pero están repletos de veladoras y flores. Tampoco es raro ver alguna fogata. La temperatura baja bastante y a veces hay neblina.

 

 

Desde la entrada del panteón se aprecia el Lago de Pátzcuaro.

 

 

Si prefieres un ambiente más tranquilo, por encima del aire festivo, incluye este pueblo en tu itinerario. Es mejor llegar en la madrugada, en plena velación, pues no hay muchas actividades adicionales.

 

TIPS

 

Quién te lleva

 

Hay guías reconocidos por Sectur que pueden organizarte viajes a la medida, como Alfredo de la Cruz (Cel. 045 443 443 2070) y Francisco Sánchez (Cel. 045 433 312 0234).

 

También puedes contactar tour operadores con itinerarios establecidos: Quick Tours (quicktours.mx)  ofrece paquetes desde 750 pesos por persona, y la empresa Morelia Travel (www.moreliatravel.com) tiene dos opciones de viaje para elegir, desde 900 pesos por persona. El pueblo de Capula es conocido por sus “catrinas” hechas de barro.

 

Para “el regreso”

 

Si visitas Janitzio, evita regresar entre las tres y cuatro de la mañana al Pueblo Mágico de Pátzcuaro. Durante ese lapso transita la mayoría de la gente, y puedes esperar hasta una hora para tomar una lancha. Si se te pasa la hora, es mejor esperar un rato más para volver con toda tranquilidad.

 

 
   
 
   
 

Banner
   
 

Aleatorio

Las familias disfuncionales incuban problemas psicológicos como el llamado autosabotaje definido como "hacer, inconscientemente, cosas que nos impiden lograr lo que deseamos. Pensamos que no nos merecemos tener éxito, por lo tanto, nuestro inconsciente hace lo necesario para afirmar ese resultado".

 

Leer más...