Home Columnas Mujeres, mitos y realidades…

Mujeres, mitos y realidades…

E-mail Imprimir PDF

Hablar de la mujer, en México, es un tema tabú y más cuando se trata de hacerlo objetivamente, somos un país donde la mujer se ha impuesto al hombre, lo que ha redundado en lo que somos actualmente.

 

Al tener el hombre el papel de recolector, los hijos conviven la mayor parte del tiempo con la mamá, antiguamente que pocas trabajaban, tenían todo el tiempo para intrigar en contra del papá, metiendo ideas equivocadas a los hijos, porque la ociosidad siempre ha sido mala consejera, un punto a favor es que de la mitad del siglo pasado hacia atrás, eran más dedicadas a sus hijos, a las hijas les enseñaban a cocinar, lavar ropa, coser, lavar trastes, planchar, les daban buenos consejos, etcétera, pero todo eso, poco a poco, ha ido cambiando.

 

La mujer actual está llena de vicios personales (no hablo solo de drogas y adicciones), a raíz de la mal llamada liberación femenina de los sesentas-setentas, cambiaron su estructura mental y el hombre que ha crecido a su imagen y semejanza, en lugar de opinar, ha preferido darles la razón.

 

Comenzaron a trabajar, con el pretexto de que no les alcanza el dinero que gana el esposo, ahí vieron que había otra manera de obtener dinero rápido y con facilidad y comenzaron a tener relaciones sexuales con el jefe, con los compañeros de trabajo, algunos los usaban para obtener dinero, otros por simple gusto hormonal, porque se ha mencionado que la mayoría de las mujeres no han experimentado un orgasmo con su marido, esposo o pareja, entonces ese es un pretexto para engañarlo.

 

Aquí viene el primer mito que voy a destruir, aunque la mujer trabaje y gane, incluso más que el marido, pocas, muy pocas, utilizan su salario para beneficio familiar, la inmensa mayoría solo lo utiliza en su persona. Y si está más preparada, la situación es peor para el hombre. Porque un día sí y al otro también, lo sobajan, lo atacan, lo agreden por esta situación. Y en el mejor de los casos, se divorcian, así ya pueden hacer y deshacer con su vida lo que quieran, pero los que sufren son los hijos, porque a pesar de que saben que los niños les estorban más de alguna ocasión, pelean la custodia para exigirle al papá lo que no gana y estar afectando a los hijos emocionalmente, porque la mayor parte del tiempo, eso es lo que hacen, meter ideas falsas a los hijos, sobre su padre.

 

Otro mito destruido es el de que la mujer gana menos que el hombre, hasta el día de hoy, no me ha tocado comprobar eso, tanto en la administración pública, como privada, hay tabuladores con niveles y salarios de los prestadores de servicio y ninguno hace diferencia por sexo, estado civil, edad, credo religioso, etc. la diferencia es la antigüedad, preparación e influencias. Pero esa es otra historia.

 

La generación actual no sabe hacer ninguna labor doméstica (cocinar, lavar, planchar, etc.,) o no la quieren hacer, pero tampoco quieren estudiar, en cambio les encanta la diversión y el libertinaje sin que respeten las reglas familiares.

Resultan embarazadas siendo prácticamente unas niñas, aunque algunas tienen una vida sexual activa antes de su primer periodo menstrual, es hasta que se produce este cuando se embarazan, por cuestiones biológicas. Y esto va generando un círculo vicioso que atrasa más a la economía individual, familiar y como país. Dirás que eso no tiene nada que ver, pero por supuesto que influye en muchos aspectos, pero más en el económico. Porque echan a perder su vida y tarde o temprano, la del padre del niño; si se juntan, dejan de estudiar los dos y esa unión no tiene mucho futuro, si no lo hacen, es peor, porque la niña se siente protegida por su madre quien le cuida al hijo como suyo y al rato sale nuevamente embarazada, porque al no sentir la responsabilidad, hacen su vida como si fueran mujeres libres. Terminan en abierto libertinaje.

 

Estos hijos van a repetir esas conductas observadas, porque no tienen otro ejemplo que los haga actuar distinto. Sobra decir que toda regla general tiene sus excepciones, pero desafortunadamente, estas excepciones, en la actualidad, son cada vez más raras de encontrar.

 

Esto y más influyen para que la mujer quiera dinero, siempre dinero, mucho dinero y el hombre, tanto casados, juntados o divorciados, les dan íntegra su semana, quincena o mes, según su forma de pago, y peor aún, cuando viven con una mujer que tenga hijos ajenos o gran historial masculino, porque ya tienen experiencia y dirían ellas mismas, colmillo para exprimir al hombre económicamente, provocando que no sobre dinero, sino al contrario siempre les haga falta y de ahorrar ya ni hablamos. Otro mito que cae, es el de que la mujer es mejor administradora que el hombre, es totalmente falso, ningún dinero, poco o mucho, les alcanza para lo que ellas quisieran recibir. Pero que solo en sus pláticas con otras mujeres se atreven a expresar. Recuerda, amable lector, que el villano siempre es el hombre y el deporte favorito de las mujeres es hablar mal de él.

 

Con la llegada de la tecnología han aumentado las infidelidades, ¿no me crees? Busca una mujer en las redes sociales, comienza a conocerla, platica con ella y muéstrate fuerte económicamente y verás que así sea la más guapa, joven, sofisticada, terminará contigo en el cinco letras, te lo garantizo. Todo esto por quererte sacar dinero, no porque seas atractivo. A las mujeres les interesa el dinero, solo el dinero, no importa que seas un indigente, pero si tienes dinero, caen. Comprobado.

 

Pero, como dijera la canción ¿y todo para qué? Para gastarlo en frivolidades, según sea el caso, automóviles, cirugías plásticas, implantes, tintes, maquillaje, ropa, calzado, presumir lo que no son (ir a restaurantes, bares, Gym, clubes, etc., caros), porque saben que así conocerán nuevas víctimas masculinas con dinero.

 

De verdad que dejarles la iniciativa de los gastos y el control del dinero a la mujer en México ha propiciado que la economía personal y en general, del país, vaya cada día peor, en otra entrega les comentaba lo que hacen los árabes y musulmanes para tener dinero y les funciona, pero el mexicano no analiza, razona o reflexiona y ha permitido que ellas decidan lo que todo el tiempo se debe hacer, no por nada, se nos llama mandilones y con razón, porque ya se acepta sin tapujos que ellas mandan en cada hogar, en cada casa, y lo que es peor, en nuestra vida. Ellas deciden qué hacer y no hacer, cuándo salir y a dónde y eso, queridos amigos, no se debe permitir, en todo hay límites, pongámosle uno a nuestra pareja y verás que muchas cosas empezarán a cambiar.

 

Por hombres criados a su modo es que han ganado terreno en lo social, político, académico, eso está bien, pero también tenemos cerebro, ideas, pongámoslos a trabajar; si matan a una mujer, muchos hacen un escándalo, si matan a un hombre es algo normal, quieren que el hombre pague sus cuentas, que les abran la puerta del auto, les arrimen la silla, carguen paquetes, etc. ¿Dónde queda la equidad, la igualdad que tanto pregonan?

 

Pero cuando su hijo es el que es lastimado por la nuera, casi se la quieren comer, pero ellas tuvieron la culpa, al no darles armas para conocer a la mujer, se limitan a grabar en su cabeza, entre otras ideas, que a una mujer no se le pega ni con el pétalo de una rosa. Esto es incongruencia. Aunque generalmente se colocan del lado de la nuera, aun en contra de su propio hijo. 

 

No pretendo que se les agreda verbal o físicamente, simplemente, que paulatinamente, vayamos recobrando el control del dinero, del hogar, de los hijos, no por flojera, por conveniencia, por evitar discusiones, sigas permitiendo que nos sigan considerando perdedores, haciendo menos, que a nuestra espalda nos llamen menos inteligentes que ellas (o peor), porque está probado médicamente, que el hombre muere antes que ellas, porque no externa lo que siente, la mayoría, se va guardando las cosas, buenas y malas, en detrimento de la propia salud. Así que ánimo hombres, te aseguro que notarás que tu vida mejora conforme lo hagas, pero que sea frecuente, no solo por un tiempo. Cualquier actividad produce resultados óptimos, si se hace diariamente.

 

Muchos conocemos o creemos conocer a nuestra pareja, pero solo cuando hay una fuerte crisis económica familiar, es cuando en realidad la conocemos. Si te amenaza con dejarte, no le ruegues, eso las engrandece y solo una verdadera mujer que valga la pena lo hará, la mayoría solo usan esta técnica para manipular.

 

Finalmente, termino con otro mito, ellas dicen que pueden hacer dos o más cosas al mismo tiempo y el hombre no, es falso, no creas todo lo que te diga una mujer, recuerda que lágrimas de mujer siempre son falsas, otro adagio de la filosofía popular señala: si las mujeres fueran buenas, Dios tuviera una. No soy misógino, machista, ni nada parecido, simplemente he llegado a conocer a las mujeres a grado tal, aplicando la observación y la lógica, que no creo en sus seducciones ni maneras de manipulación y claro que tengo una madre, pero también raciocinio y sabiduría para darme cuenta de cómo trató a mi padre (cuando viví con ellos) para que hiciera lo que ella quería. Hoy, mi padre está más enfermo que ella porque la dejó que lo manipulara a su antojo, sin poner la menor resistencia, ¿amor? Tal vez. Pero no recíproco.

 
   
 
   
 
   
 

Banner
   
 
   
 

Aleatorio

Las familias disfuncionales incuban problemas psicológicos como el llamado autosabotaje definido como "hacer, inconscientemente, cosas que nos impiden lograr lo que deseamos. Pensamos que no nos merecemos tener éxito, por lo tanto, nuestro inconsciente hace lo necesario para afirmar ese resultado".

 

Leer más...